Ese futuro que es catástrofe arde en Chile. Vitrina Dystópica y Bifo en Berlín.

Franco Bifo Berardi, compañero, militante, pensador del posperaismo italiano, nos invitó a realizar una intervención en el marco de un evento al que se encontraba invitado llamado “Burning Futures”, realizado en Berlín, Alemania (http://tiny.cc/ye70fz). Su invitación es otro gesto concreto de la solidaridad y compromiso político que expresa Bifo con la insurrección chilena. Este compromiso no es exterior, no es una solidaridad humanitaria, es también – como él ha mencionado – su propia posibilidad de imaginar una futurabilidad diferente; la apertura de otra época en la historia de la lucha de los pueblos contra el delirio de acumulación infinita de los capitalistas de todo el planeta. Ahora que el propio neoliberalismo se desplaza a su fase senil y busca desesperadamente sostenerse por los medios del totalitarismo que siempre le constituyó; es, justamente ahora pues, que el levantamiento en Chile parece indicar el modo de elaborar un después. Porque, como lo dicen las calles y lo acoge Bifo, si la barbarie neoliberal ha comenzado en este territorio, este territorio será su tumba. Y si los futuros arden, no será más en el fuego de la avaricia que derrite los polos, sino en aquel despertar radical que Piñera y su infame gobierno buscan sistemáticamente destruir. En insurrecta y tierna memoria de todas y todos quienes sufren la tiranía del abominable empresariado, de todas y todos quienes ya no están, compartimos este texto que fue leído para un público en su mayoría alemán, que ha sabido sin embargo confraternizar con una lucha que será la de los pueblos del mundo entero.

PD: Fue leído con una polera negra que decía “Spread the uprising” en solidaridad con esta iniciativa de internacionalismo molecular: https://lundi.am/Je-suis-Cleone.

First of all, thanks to the organizers and specials thanks to Bifo for giving us this opportunity. I’m speaking today on behalf of the Chilean collective Vitrina Dystópica, and it is exactly from this place where I want to begin. I come from a dystopia. And not because Chile was particularly violent or chaotic but exactly because of the opposite: because this territory was supposed to be a clean and healthy “democracy”, a quiet and obedient neoliberal student, and a laboratory.

We all know here that Pinochet’s dictatorship applied the first –and perhaps one of the most developed– neoliberal social transformations. What is maybe not so well-known, is that all the following so-called democratic governments deepened, without hesitation, all the traits of the model that keep inequalities in place. At the very beginning of the post-dictatorial era, they gave a more representative name to it: the extent of the possible. Thus, at the beginning of the ’90s, they summed up everything: “the only thing we can do – the entire political class, that is – it is to administrate the ruin that the dictator bequeathed to us”. And this is exactly what we see in all the recent stories about climate catastrophe and the end of the world. And here, we’re not denying the capitalistic devastation but saying instead that it is part of their administration, and then this suddenly-dramatic-awareness about the consequences of this nonsensical way of production is their last attempt to make us save them with our lives. And we’re not here to consent to it.

I say Dystopia and not Apocalypse, because “the world” as a project was already destroyed by their greed and brutality when, since the mid-70s, they attacked in all places every desire of justice and replaced it with programmed destruction. In Chile, it took many lives and continues to do so. Dystopia, because this supposedly healthy, clean democracy reveals the violence that maintains it, immediately and doubtlessly. In two weeks of struggle we have more than 1,000 injured people; 30 or more killed by the police and the military; hundreds tortured; women and men raped; once again we see selective incarceration, people disappeared, families which never will be the same, friends that will not come back again, people who will not be able to witness the victory against all this tyranny. This is the normality that they are trying to impose upon us. All over again.

However, this insane situation – where even current scientific discourse appears to recover the temporality of the myth as prophets of doom, while we were just spectators of the destruction of our territories – IS OVER.  Now that the Chilean October 18th has come, we’re no longer in any position to consent. The spray-painted walls of Chile say many things these days, but to conclude this short intervention I want to share two of them with you.

They say: “Neoliberalism started in Chile and in Chile it will die” and “We’ll stay in the streets until life is worth living”. Reading these two messages together, we can see it calls out to an affect we can all experience: that life under neoliberalism is not worth living. And beyond that, that until now neoliberalism seems to threaten all way of life for those who benefit from destruction.  And at the same time, it means that now, finally now, it is possible to glimpse a life worth living. In a former dialogue with Bifo, he said something that we continue to think about with the collective, and also with other young people we engage with. He said: “We will not create a proper technical platform but forms of shared pleasure at both the territorial and the global level”. And we think this is one of the most beautiful and powerful attributes of the Chilean insurrection.

We were forced to believe in a future that shows to us only a catastrophe, then we were forced to create an after to this future anterieur. Former future in both senses, as a powerful image and also in its psychoanalytic meaning. This catastrophe is our big scansion which implies the defiance to elaborate an after. And this, we believe, is happening in Chile now. Exactly because this after is not simply a linear future, and more precisely because this after that is being woven is not Progress in its masculine, virile meaning. That is progress as a straight line that breaks all cycle, driving it, even against its will, to where he wants: forcing, raping, colonizing it.

Hence, the revolutionary power of this uprising is as directly connected to the rage of 40 years of structural injustices as well as the lessons of the feminist movement of the last years. It is also the possibility to connect with more than 500 years of resistance from the Mapuche and other indigenous peoples. One of the most remarkable signs of this uprising is the total reversal of the symbols of the colonist in the ancestral territory named wallmapu.

If this moment in Chile seems to be so revolutionary it’s because, as Benjamin said, it recovers the whole history of the oppressed, setting up another temporality, another use of the space and the bodies, even when the institutionalized political forces of all tendencies never cease to try to put an end to this so-called inorganic politized discomfort. But they are wrong once again. This is not inorganic, this is the indomitable, the untamed taking part. Therefore, it is also so ambiguous, a space where so many things seem to be merged, and of course, they are. Nonetheless, the care, the affect, the pleasure, the joy, i.e. a life worth of living, is in the background and on the surface of all our well-justified rage.

This is what allows us to glimpse an after. One that doesn’t fit in any linear time. One which is pure discontinuity, interruption, endless mediality. In a deep register, there isn’t one specific petition or claim. We’re witnessing a radical attempt of openness to the possibility of another way of living, as our only chance to shut up the apocalyptic trumpets. It is not the world that is gonna end, instead, it is their world which must cease to exist. Finally, if Chile may show something to all of us, to every little spot besieged by the neoliberal machinery, it is that it is up to us, now, to destitute the world that they administered as a ruin.

 

A continuación incluimos (al fin) la traducción del texto al español:

»

Primero que todo, gracias a los organizadores y especialmente a Bifo por darnos esta oportunidad. Hablo hoy aquí como parte del colectivo chileno Vitrina Dystópica y es exactamente de este lugar, desde donde quisiera comenzar. Vengo de una distopía. Y no porque Chile fuera particularmente violento o caótico, sino exactamente, por lo contrario: porque ese territorio era supuestamente una sana y limpia “democracia”, un estudiante del neoliberalismo callado y obediente y su laboratorio.

Todxs aquí sabemos que la dictadura de Pinochet aplicó la primera y quizás una de las más profundas transformaciones sociales neoliberales; lo que, sin embargo, puede ser no tan conocido es que todos los gobiernos autodenominados democráticos profundizaron, sin apenas dudar, todos los aspectos del modelo que mantienen las desigualdades, las injusticias en su exacto mismo lugar. Al comienzo de la era post-dictatorial le dieron uno de sus nombres más representativos, dijeron esta es la medida de lo posible. Así, al comienzo de los 90, resumieron perfectamente todo: “lo único que podemos hacer – digamos, la clase política completa – es administrar la ruina que el dictador nos heredó”. Y es exactamente eso lo que nosotrxs vemos en todas estas historias sobre la catástrofe climática y el fin del mundo. Por cierto, no se trata de negar la devastación capitalista, sino de decir que ésta es parte de su administración, entonces, toda esta repentina y dramática consciencia sobre las consecuencias del delirante modo de producción al que nos han sometido, es su último intento de hacer que les salvemos, una vez más, con nuestras vidas. Y, sin embargo, nosotrxs no estamos aquí para consentirlo.

Dije distopía y no apocalipsis, porque “el mundo” como proyecto ya ha fue destruido por su brutal avaricia cuando, desde mediados de los años 70, atacaron por todas partes cualquier deseo de justicia, reemplazándolo por una programada destrucción. En chile, aquello costó muchas vidas y lo sigue haciendo. Distopía porque esta supuesta democracia saludable y limpia revela inmediatamente y sin ninguna duda, la violencia que la mantiene y la hace posible. En dos semanas de lucha tenemos más de 1000 personas heridas, 30 o más asesinadxs por la policía y los militares; cientos torturadxs; hombres y mujeres violadas. Una vez más vemos arrestos selectivos, gente que ha desaparecido, familias que nunca volverán a ser la misma, amigxs que no volverán, que no serán capaces de presenciar nuestra victoria contra toda esta tiranía. Esta es la normalidad que, una vez más, están tratando de imponernos.

Sin embargo, esta absurda situación – donde incluso los discursos científicos contemporáneos se vuelven profetas del apocalipsis, recobrando el tiempo del mito, mientras nosotros deberíamos ser simples espectadores de la destrucción de nuestros territorios – SE ACABÓ. Ahora que fue 18 de Octubre no consentiremos nunca más. Los muros en chile dicen muchas, muchas cosas por estos días, pero para concluir esta pequeña intervención quisiera compartir dos de ellas con ustedes.

Dicen: “el neoliberalismo nace y muere en Chile” y “la calle no se abandona hasta que valga la pena vivir”. Si leemos los dos mensajes juntos podemos ver cómo se dibuja una sensibilidad que todxs podemos experimentar: la vida bajo el neoliberalismo no vale la pena. Es más, el neoliberalismo amenaza directamente toda forma de vida para el enriquecimiento de aquellos que se benefician de la destrucción. Sin embargo, al mismo tiempo, significa que ahora al fin es posible atisbar una vida que vale la pena. En un diálogo anterior con Bifo, él dijo algo que continuó resonando en el colectivo y con otrxs amigxs con lxs que compartimos. Dijo: “no crearemos una plataforma técnica adaptada a nuestro problema, sino creamos formas de placer compartido tanto a nivel territorial como global”. Y es, justamente esto, lo que pensamos es uno de los más bellos y poderosos atributos de la insurrección chilena.

Fuimos forzados a creer en un futuro que se nos reveló únicamente como catástrofe. Entonces, hemos sido forzados a crear un después a este futuro anterior. Anterior en dos sentidos, como una potente imagen, a la vez que en su significado psicoanalítico. Esta catástrofe es nuestra gran escansión que implica el desafío de elaborar un después. Y esto, creemos, está pasando en Chile ahora. Exactamente porque este después no es simplemente un futuro lineal y, más precisamente, porque este después que se está tramando no es el Progreso en su sentido viril y masculino, es decir, ese progreso como una línea recta que rompe todo ciclo, conduciéndolo, incluso contra su voluntad, donde él quiere: forzando, violando, colonizando.

Por esa razón, la potencia revolucionaria de esta insurrección está conectada con 40 años de injusticias estructurales, tanto como con las lecciones del movimiento feminista de los últimos años. Y es por eso también, que puede conectar con más de 500 años de resistencia del pueblo Mapuche y tantos otros pueblos presentes en el territorio. En efecto, uno de los signos más poderosos de esta revuelta, ha sido la inversión total de los símbolos coloniales en el wallmapu.

Si este momento en Chile parece ser tan revolucionario es porque, como decía Benjamin, recobra toda la historia de los oprimidos, estableciendo otra temporalidad, otro uso del espacio y de los cuerpos, incluso cuando las fuerzas políticas institucionalizadas, de todas las tendencias, no dejan de intentar poner fin a esto que se desliza como un malestar inorgánico politizado. Pero ahí se equivocan una vez más. No se trata de algo inorgánico, sino de lo indómito tomando parte. Por esa razón es también tan ambiguo: un espacio en donde muchísimas cosas parecen estar mezcladas. Y, por supuesto, lo están. Sin embargo, el cuidado, los afectos, el placer, la alegría, es decir, una vida que vale la pena vivir reside en las profundidades y la superficie de toda esta tan bien justificada ira.

Es esto lo que nos permite avizorar, imaginar un después. Uno que no encaja en ningún tiempo lineal. Uno que es discontinuidad pura, interrupción, medialidad sin fin. En el más íntimo registro, no hay una petición o demanda. Somos testigos de un intento radical de apertura a la posibilidad de otra forma de vida, como nuestra única oportunidad de acallar las trompetas del apocalipsis. No es el mundo el que se va a acabar, sino su mundo el que debe dejar de existir. Finalmente, si Chile nos muestra algo a todxs, en cada rincón asediado por la maquinaria neoliberal, es que depende de nosotrxs, ahora, destituir el mundo que administraron como ruina».

1 Response

  1. noviembre 18, 2019

    […] *https://dystopica.org/2019/11/15/ese-futuro-que-es-catastrofe-arde-en-chile-vitrina-dystopica-y-bifo… […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *