Podcast, T09

Fortalecer imaginarios de dignidad. Conversación con Rafael Mondragón

En este episodio conversamos con nuestro amigo Rafael Mondragon escritor, ensayista y profesor mexicano. La histórica coordenada del eje “izquierda/derecha” toca un límite, donde el uso desviado del Estado se ha convertido en la norma que pone en crisis a las izquierdas. Lo que a su vez, obliga a pensar la lucha de las causas profundas en relación a los proyectos de los gobiernos progresistas. Habría, entonces, una nueva versión del Estado autoritario que en su relación con el narco y fuerzas paraestatales-paramilitares nos empuja a repensar cuestiones que para el pensamiento emancipatorio parecieran ser de segundo orden. Y que si dejamos en manos de los gobiernos progresistas, sólo se traduce en una mayor securitización.

¿Reponer el Estado, el mismo que está en vías de adelgazamiento? ¿Qué significan seguridad y cuidado pero en una clave social? ¿Qué papel cumplen las fuerzas para(estatal-militar) en el uso desplazado que les otorgan? Es vital y urgente construir puentes con aquellos que están dando la pelea, allí donde la estén dando. Puesto que esto es sin duda alguna una defensa del espacio común, de los espacios de subsistencia allí donde la vida persiste.

¿Qué política entonces? ¿Qué modelo de civilización posible? ¿Qué instituciones que permitan el despliegue de dichas capacidades? La crisis de los imaginarios de emancipación, las luchas por los territorios y las alternativas concretas al capitalismo significan una apuesta por volver a pensar la política y la defensa de lo común que desarrollen respuestas a la pregunta por cómo pensamos la política. Pero en términos de “reapropiación comunitaria de las capacidades de sobrevivencia”. ¿Retorno de los utopismos? ¿Qué luchas nos antecedieron? ¿Qué y cómo nos narramos esos otros mundos posibles? La potencia de los utopismo y su reverso estratégico, es un fantasma que recorre latinoamérica, que indaga en las profundidades históricas y en la memoria de aquellxs que han vivido ya el fin del mundo, pero que al mismo tiempo persisten.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *